Discernimiento Personal

Print Friendly

Un método para la puesta en común del discernimiento personal

Ejercicios Espirituales 2016

El siguiente método para poner en común el discernimiento recoge la experiencia que en la Provincia Mexicana varios grupos han tenido al compartir su vida espiritual desde la perspectiva ignaciana. Ha resultado muy rica y provechosa para los participantes y, sin necesariamente encajonarlos, ha facilitado una puesta en común de las mociones espirituales de modo organizado y completo.

1. Aclaraciones generales

¿Qué es la puesta en común? Es la comunicación a un grupo de compañeros en la fe de los diferentes movimientos espirituales internos que he vivido en un período determinado, en la que presento de manera organizada, abierta, transparente, y con un cierto método, la manera en que voy intuyendo y experimentando el paso de Dios en mi vida.

¿Cuál es el sentido de la puesta en común? La puesta en común tiene como finalidad el que nuestros compañeros nos vayan ayudando a confirmar justamente ese camino de fe que estamos emprendiendo con Dios en nuestra vida cotidiana. Nos van confirmando por otra parte en la manera en que vamos haciendo nuestro discernimiento y los frutos que se van consiguiendo. El discernimiento ocurre dentro de la comunidad cristiana y en comunión con la comunidad eclesial.

¿Por qué buscamos que la comunidad nos confirme o desconfirme? Hemos constatado la utilidad de la comunidad para confirmar nuestras intuiciones espirituales, porque estamos expuestos a subjetivismos y sin mucha dificultad nos podemos engañar, consciente o inconscientemente. El reconocer la inspiración del Señor y el saber que estamos expuestos a nuestras inclinaciones, nos llevan a buscar la verificación objetiva de lo que se está dando en nuestra vida de oración. Ésta es la responsabilidad del revire o confirmación fraterna.

¿De cuántos miembros es conveniente hacer el grupo? ¿Con qué frecuencia conviene reunirse? No conviene que el grupo sea muy numeroso. Se recomienda que puedan reunirse entre 4 y 6 personas. Esto permite una mayor confianza y una frecuencia de reuniones mayor, que posibilita un mejor seguimiento en medio de nuestras apretadas agendas. Pero, como es obvio, esto se deja a la libre elección del grupo y a sus posibilidades.

En cuanto a la frecuencia de reunión, se ha visto que reunirse una vez al mes o máximo una vez cada dos meses resulta conveniente. Como hemos dicho, las disponibilidades de tiempo como jesuitas son escasas y no es fácil reunirse con mayor frecuencia que una vez al mes, al menos que estén comenzando y las distancias que hay que recorrer para encontrarse sean cortas. No se descarta tampoco que los grupos estén constituidos por laicos y jesuitas. Pero las dificultades de coincidir en horarios son prácticamente las mismas.

Dos actitudes importantísimas de la puesta en común:

Sabiendo lo delicado que es el hecho de compartir lo íntimo de nuestra vivencia de fe, dos condiciones son indispensables a la hora de constituir y hacer durar un grupo de puesta en común de discernimiento.

a) Tener total libertad y absoluta confianza en y con el grupo. Los integrantes de los grupos han de pertenecer a ellos libremente y hemos de tener confianza en cada uno de los miembros. Sólo así se puede comentar ampliamente todo lo que voy experimentando y discerniendo. Puedo incluso tener la confianza para decir que tengo un cierto problema, pero que prefiero manejarlo después.

b) Sostener la ley de oro de los grupos de discernimiento: Absoluta y total discreción.

¿Qué hacer con las confirmaciones o comentarios que me hace el grupo? El que presenta el discernimiento tiene la libertad de tomar o dejar las observaciones que se le hacen. El que va a cerrar el discernimiento es él, y nada más: es su vida y su responsabilidad. Dentro de una actitud que pide honestidad con uno mismo y con Dios, el que recibe el revire habrá de revisar las observaciones fraternas y ver si las toma o no, y si las utiliza para revisar su propio discernimiento.

2. Método propuesto para la puesta en común

2.1 Oración pidiéndole al Espíritu que nos acompañe en la puesta en común.

2.2 Presentación del discernimiento personal. Normalmente se presentan cuatro elementos:

a) Tónica emocional del mes: consolación, desolación o tiempo tranquilo. Es conveniente no presentar más de un mes, porque de lo contrario la exposición puede resultar demasiado larga y fatigante (¡aunque nunca es tediosa!)

b) ¿Con qué frecuencia he hecho oración y mi examen de conciencia?

c) Crónica breve de los acontecimientos fundamentales que ha vivido en el lapso que va a presentar. Esta crónica no ha de incluir todos los acontecimientos que he vivido durante el tiempo presentado, sino sólo aquéllos que ayuden a comprender los asuntos que voy a presentar. Es el marco de referencia situacional en el que se desarrollan los puntos que voy a exponer.

d) Elegir de todo el mes dos o tres asuntos. Esto los amplío con más detalle. Por supuesto que tienen que ser aquellos asuntos que más piden confirmación de la comunidad: sea momentos en que siento que algunas mociones se van repitiendo con frecuencia; sea momentos de crisis y donde necesito claridad; sea puntos donde estamos más propensos a auto-engañarnos. La presentación no debe durar más de media hora. En esta exposición conviene señalar: el asunto que trataré, cómo se fueron presentando (cronológicamente) las mociones y las tretas, con qué discursos, cómo las fui calificando, cuáles fueron las invitaciones principales del Señor, por qué estoy tan enfrascado en este asunto, etc.

2.3 Preguntas de aclaración: algunas preguntas del grupo para entender bien lo que el/la compañero/a presentó. Hay que cuidarse de no hacer preguntas que tiendan a ser ya “revires”.

 2.4 Oración por la persona: cinco minutos de oración para pedirle al Espíritu que nos ayude a revirar acertadamente al hermano/a. Preparación del propio revire.

 2.5 Confrontaciones fraternas de los/las compañeros/as a quien presentó su discernimiento.

 2.6 Oración de acción de gracias al Señor por este momento.

 3. Observaciones para el grupo que escucha el discernimiento

¿Qué es el revire o la confirmación fraterna? Es la confirmación cristiana y fraternal que me hace el otro sobre mi puesta en común. Siempre tiene que ir en referencia al Proyecto de Vida, a mi Polo Referencial de fe.

¿Cómo hacer el revire? a) Dar sugerencias sobre el método. Esto no es fácil, porque el método se encarna de manera peculiar en cada uno de los participantes. En este punto se trataría de abordar algunos de los siguientes puntos:

– Señalarle al hermano o hermana la necesidad de registrar sus mociones más frecuentemente y con mayor correspondencia entre el día del suceso y el día del registro. Puede suceder que el mismo día en que me toca presentar, me siento a registrar lo de todo el mes. El resultado: todo lo veré con el ánimo que tenga ese día, y no seré fiel a la moción real que me llegó en la oración.

– Preguntarle cómo está su fidelidad a la oración, la duración y la frecuencia de sus oraciones.

– Ayudar a ampliar el marco de reflexión que se plantea mi hermano en su discernimiento. Es decir, ayudarlo a encontrar las relaciones que las mociones tienen con el conjunto de su vida y, principalmente, con su Proyecto de Vida o Polo Referencial de fe.

– Confirmar o desconfirmar la tónica que presenta el/la compañero/a. Si la óptica está equivocada, el que expuso puede estar leyendo equivocadamente lo que le pasa. Una lectura desde la tónica correcta permite hacer mejor el discernimiento.

– Ayudarlo a clarificarse sobre la procedencia de las mociones, a modo de preguntas sobre estas posibles procedencias.

 

4. Algunas otras observaciones generales

¿Cuál es la función del acompañante en la puesta en común del discernimiento personal? El acompañante dará su revire como cualquier otro de los miembros del grupo. Esto favorece la empatia y la horizontalidad del grupo, pero especialmente ayudará, con su experiencia, a discernir cómo intuye que pueden ir soplando los espíritus en la persona que está presentando su discernimiento.

 Algunas desviaciones frecuentes en la puesta en común

a) Pasar a lo abstracto y no transitar por lo concreto de la vida y de los acontecimientos.

b) Quedarse en grandes reflexiones de fe, en elocuentes especulaciones, en grandes propósitos morales.

c) Presentar sólo mociones y discursos, y no pasar a la interpretación, que es donde realmente se pueden amarrar estos elementos y tomar la vida en las propias manos.

d) Decirle a la persona que expuso, en el momento del revire, lo que no nos atrevemos a decirle personalmente. Esto no está permitido en el grupo de discernimiento. No hemos de aprovechar el discernimiento para decirle al compañero en grupo lo que no osamos decirle personalmente.

e) Cuidarse tanto en la presentación, que no se mencionan los asuntos realmente vitales de la persona. Presentar el discernimiento para cuidar la imagen personal.

f) Hacer dobles revires. Solamente se puede revirar una vez. Un doble revire viene cuando ya realicé el mío, pero al escuchar lo que otros dijeron al hermano, me lanzo a retomar algo que así se mencionó y quiero reafirmarlo.

g) Hacerle el discernimiento al otro y casi decirle lo que tiene que hacer.

 

Los Ejercicios Espirituales dejan sembrado en nosotros una inspiración profunda de la fe en la vida y una gran claridad respecto a las actitudes fundamentales que el Señor pone de mí. Los Ejercicios sirven de trasfondo y de marco de referencia de nuestra coherencia en nuestro caminar en el seguimiento de Jesús (Principio y Fundamento, Proyecto de Vida, Polo Referencial). En este sentido, el discernimiento debe ayudar a mantener, purificar y madurar las orientaciones que el Señor nos hace palpables en los Ejercicios. Hay que estar entonces alertas en caso de que el discernimiento se desconecte de esta inspiración.

Es bueno caer en la cuenta de que el discernimiento solo no basta para orientar nuestra vida. Requerimos de la oración. El discernimiento puede irnos señalando qué aspectos necesitamos actualizar con nueva inspiración, y en qué materias o asuntos requiero más meditación. Pero no hay que olvidar que el discernimiento y la oración nos deben llevar finalmente a la toma de decisiones que se orientan a nuestra conversión constante. Podemos tener una gran claridad en nuestro discernimiento sobre lo que Dios me pide, pero podemos ser negligentes o cobardes a la hora de tomar las decisiones que el discernimiento nos pide.

El discernimiento no sólo se hace para prevenir desviaciones, sino que hay que mirarlo como algo más creativo que nos abre a nuevas relaciones con el Señor y con nuestros hermanos. Hay que hacerlo con el gusto de que buscamos otra orientación para algo mayor, caminando cada quien a su ritmo y de forma muy personal. 

Por José Sánchez, S.J. 

Centro Ignaciano de Espiritualidad, Guadalajara, Jalisco, México

PDF24    Enviar artículo en formato PDF   

6 Responses to Discernimiento Personal

  1. Laura Esther Hernandez Betanzo dice:

    Gracias por sus publicaciones, nos ayudan en lo personal y para nuestro trabajo en pastoral vocacional…

  2. Uriel Henao R... dice:

    Gracias por todo lo que nos comparten para nuestro crecimiento no solo espiritual como también en lo personal, hay que apoyar esta gran labor de difusión para que seamos muchos los que la aprovechemos y podamos entre todos construir un mundo mejor.

  3. hna. Mayra García H.C.J.C. dice:

    Quisiera solamente agradecerles por compartir estos métodos que tanto bien hacen al Alma si todos nos dejaramos conducir por  la voz del Espíritu todos seguro, nuestro mundo sería otro me encomiendo a  sus oraciones mil gracias.

  4. Félix Montano dice:

    Yo,  soy una persona laica, que recibí los ejercicios espirituales ( el mes completo) en Pedregal,  Panamá. Me gustaría tener un grupo de discernimiento, es decir, ser parte de un grupo. Sin embargo, no sé si sería conveniente. ¿Es posible,contactar con un consejero jesuita.?  El discernimiento comunitario yo lo encuentro valioso y me gustaría implementarlo en el colegio donde trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *