Mártires de la UCA

Print Friendly

Mártires de la UCA de El Salvador

 

Introducción

 

Las vidas que aquí se relatan están unidas por el martirio. Aunque las vidas de los jesuitas ya tenían mucho en común -compartían una misma vocación, un mismo compromiso religioso y una obra-, cada una es única e irrepetible. Los derroteros por los que fue transcurriendo cada uno fueron muy diferentes y ellos mismos eran personalidades fuertes y bien definidas. Enfrentaron los desafíos planteados por su vocación a la vida religiosa en la Compañía de Jesús de manera diversa. Sin embargo, sus caminos se juntaron en la encrucijada del 16 de noviembre de 1989. Ahí se encontraron con una madre y su hija adolescente, cuya historia es muy similar a la de la inmensa mayoría de las salvadoreñas, quienes se unieron a ellos en el martirio.

 

Cada vida está relatada de forma separada, respetando su inidividualidad, pero sin perder de vista el sendero que lleva a la encrucijada del 16 de noviembre de 1989. No son biografías exhaustivas ni definitivas. Su pretensión es mucho más modesta. Son relatos que recogen los rasgos más característicos o relevantes de cada una de estas ocho vidas. Tienen mucho de testimonio para animar y de memoria para no olvidar. Tienen mucho de recuerdo agradecido por una entrega tan generosa. Tienen mucho de historia biográfica para quienes no los conocieron. En este sentido, son relatos tradicionales, en cuanto buscan transmitir una experiencia pasada que forma parte de la realidad salvadoreña.

 

El texto fue publicado en la edición de Estudios Centroamericanos de noviembre-diciembre de 1989 con el título “Ser jesuita hoy en El Salvador”. Era una edición monográfica en homenaje a los mártires de la UCA. Su pretensión era responder a qué es ser jesuita con la vida personal de los mártires. Juan Ramón Moreno solía repetir a sus novicios que la Compañía de Jesús no es otra cosa que lo que los jesuitas son en cada momento histórico. No hay más Compañía de Jesús que la que sus miembros configuran con su vocación, su misión y su vida. Estos relatos constituyen una buena respuesta a quienes abrigan ideas extremas sobre lo que es ser jesuita. Para algunos es un ideal inalcanzable por sublime, pero para otros es la síntesis de lo peor de la vida religiosa.

 

En realidad, ser jesuita es ser como fueron estos hombres con grandes cualidades y limitaciones, con grandes ideales y realizaciones, con grandes visiones y fracasos, con personalidades fuertes y dimensiones muy humanas e incluso tiernas. Todo ello encarnado en una situación histórica concreta y en una sociedad con unos problemas específicos. Los desafíos que enfrentaron, el sentido de su vida y, en último término, también el de su muerte vienen dados por El Salvador en el cual les tocó vivir. Su importancia estriba en haber asumido esos desafíos y en haber dedicado su vida a superarlos. El pueblo salvadoreño que no descansa de la pobreza, como decía Ignacio Ellacuría, no los dejó descansar mientras vivieron.

 

“Ser jesuita hoy en El Salvador” fue escrito hace diez años. El texto que sigue debe mucho a aquél, pero ha sido revisado y modificado a partir de la perspectiva que da la distancia de los hechos relatados y del aporte de obras como las de Teresa Whitfield (Pagando el precio. Ignacio Ellacuría y el asesinato de los jesuitas en El Salvador) y Marta Dogget (Una muerte anunciada. El asesinato de los jesuitas en El Salvador), ambas publicadas por UCA Editores. La biografía de Ignacio Ellacuría puede parecer más larga que la de los demás. En buena medida se debe a que incluye un esbozo de lo que ha sido el transcurrir de la UCA, la obra a la que todos estuvieron vinculados. Es el contexto que explica muchas otras cosas de cada uno de ellos.

Rodolfo Cardenal, S.J.
San Salvador, septiembre de 1999.

 

Mártires UCA SV

 

 

Masacrados en la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas" UCA,

el 16 de noviembre de 1989.

 

P. Ignacio Ellacuría (59), nacido español, salvadoreño como sus compañeros de martirio, desde los 19 años, en el noviciado de Santa Tecla. Doctor en Filosofía, teólogo, rector de la UCA desde hacía diez años. Su rigor intelectual, su claridad en el análisis de la realidad, su creatividad para soluciones profundas e inmediatas, lo hacen interlocutor obligado de religiosos, intelectuales y políticos y su fama trasciende las fronteras centroamericanas. Invitado a congresos, conferencias, a recibir premios en el exterior, "Ellacu", como le dicen, aprovecha toda ocasión para ser portavoz de su pueblo clamando justicia.

P. Joaquín López y López (71), el único salvadoreño nativo. Estudia en Estados Unidos y España. Su vida transcurre entre el colegio San José y la UCA de los primeros tiempos y en los últimos veinte años en "Fe y Alegría". Gracias a esta institución cuarenta y ocho mil niños y adolescentes, en treinta centros, reciben educación y formación técnica.

P. Amando López (53), nace en España, estudia Teología en Irlanda y obtiene el doctorado en Ciencias de la Religión en Francia. Rector del seminario arquidiocesano de San Salvador, donde introduce reformas sustanciales. Más tarde, rector del colegio Centroamérica y de la UCA de Managua, en Nicaragua. Su carisma es el don de consejo, la alegría, la ternura.

P. Ignacio Martín-Baró (47), español, novicio en El Salvador y estudiante de Humanidades y Filosofía en Ecuador y Colombia, de Teología en Alemania y Bélgica. En la UCA obtiene la licenciatura en Psicología Social y el doctorado en Estados Unidos. Publica once libros e incontables artículos. Vicerrector académico, maestro de psicólogos salvadoreños, vive atento a la problemática del pobre, a las consecuencias psicosociales de la violencia, a la religiosidad liberadora. 

P. Segundo Montes (56), español. Doctor en Antropología Social, educador por vocación, escritor. Desde 1984 se dedica incansablemente a los desplazados de guerra, a quienes visita en Honduras, Nicaragua y Estados Unidos. Su trabajo científico y humanitario atrae la atención internacional. Sus escritos y conferencias desnudan la cruda realidad salvadoreña. 

P. Juan Ramón Moreno (56), español. Estudia Filosofía en Ecuador y Teología en Estados Unidos. Su inteligencia y agudeza le permiten adquirir una vasta cultura. Es formador de estudiantes, seminaristas, novicios y un incansable predicador de ejercicios espirituales.

Elba y Celina Ramos Julia Elba Ramos (42), era madre de dos hijos y esposa de Obdulio (el casero de la comunidad)   discreta, intuitiva, dispuesta siempre para el servicio, su risa alegraba la cocina y daba ánimo de todos. Celina Ramos (16), hija de Julia y Obdulio, recién termina el bachillerato. Es activa, deportista, está enamorada y próxima a casarse. Esa noche, por temor, duermen en la casa de la comunidad.

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

One Response to Mártires de la UCA

  1. Vidaluz Meneses dice:

    Su sangre no se derramó  en vano. Vidaluz Meneses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *