P. Fernando Hoyos, SJ

Print Friendly

El Centro Rolando Morán y la Fundación Guillermo Toriello presentan el documento Fernando Hoyos y Chepito Ixil, 1980-1982: Encuentro y comunión revolucionaria desde las montañas de Guatemala, investigado y escrito por el sociólogo guatemalteco Sergio Palencia Frener en Puebla de los Ángeles (México) en el mes de abril de este año 2012. Es una contribución solidaria a la batalla por la memoria histórica que se libra desde distintas disciplinas, medios, actores en Guatemala. Es un trabajo excepcional.

En 1997, en el 15 aniversario de la caída de Fernando Hoyos y Chepito Ixil en Santa Eulalia, Huehuetenango, cerca del nacimiento del río Yula-San Juan en un esfuerzo pionero, recién fi rmada la paz publicamos el libro ¿Dónde estás, Fernando Hoyos? Una recopilación amorosa y paciente de María del Pilar Hoyos que vino a Guatemala tras las huellas de su hermano misionero. Su búsqueda y su pregunta se fue ahogando en el río San Juan donde están las últimas señales de su caída.

En el 25 aniversario un grupo de escritores, poetas, sindicalistas con el apoyo de María del Pilar y Enrique Corral, coordinados por Antonio Blanco desde Ferrol (Galicia) recopilaron testimonios, crearon y expresaron de manera bella todo un contenido testimonial e internacionalista que titularon “En la memoria del Pueblo, homenaje a Fernando Hoyos. Na memoria do Pobo”. El trabajo lo cierra unas líneas del escritor uruguayo Eduardo Galeano que rezan “los mapas del alma no tienen fronteras”. Pareciera que el tiempo tampoco tiene fronteras y que la memoria sigue creciendo, sigue activa y rebelde.

El trabajo actual que se presenta en el 30 aniversario Fernando Hoyos y Chepito Ixil, 1980-1982: Encuentro y comunión revolucionaria desde las montañas de Guatemala de Sergio Palencia “no nos cabe la menor duda que es una respuesta más contundente, más argumentada e hilvanada, a la pregunta: ¿Dónde están? Como escribe en la introducción el propio autor “Este escrito no pretende ser un relato histórico desde la neutralidad valorativa. Aquí la lucha de cientos de miles de personas, de comunidades indígenas enteras, de sacerdotes comprometidos con el pueblo, de sindicalistas y guerrilleros, es la estrella en el horizonte al que apunta. Pero la luz, desde la oscuridad de la noche, es más profunda si se fija la atención y el rumbo con dirección a su llegada. Esto que percibimos en el horizonte es el caminar de dos personas, de dos experiencias históricas y comunitarias, las cuales llegarán a ampliarse en tanto encuentro y comunión”. Estas palabras explican y anuncian la densidad y hermosura del texto.

Cada aniversario la pregunta que se viene formulando en el caso de Fernando Hoyos y Chepito Ixil, como en el caso de miles de desaparecidos y desaparecidas va encontrando más respuestas. La historia sigue esclareciéndose. La memoria, las memorias siguen creciendo, siguen generando debate, abren caminos a la verdad, a la justicia, a las razones de la resistencia y de la lucha. Los restos de nuestros hermanos y compañeros tal vez cada día están más profundamente convertidos en tierra orgánica. Sobre su posible ubicación no hay señales claras. Solamente nos queda el eco del descifrado de un mensaje del ejército, interceptado por una unidad especial del Ejército Guerrillero de los Pobres en un campamento encubierto por la selva del Ixcán que a fi nales del mes de julio de 1982 decía más o menos “…en las coordenadas …se encontró el cuerpo sin vida de un guerrillero… al parecer extranjero… que podría ser un sacerdote de la zona…”

Julio, 2012

Descargar pdf completo: Fernando Hoyos S.J.

www.pdf24.org    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *