Monseñor Oscar Arnulfo Romero Pastor Centroamericano de la Hospitalidad

Print Friendly

Monseñor Oscar Arnulfo Romero

Pastor Centroamericano de la Hospitalidad

Hoy 24 de marzo se cumplen  37 años del asesinato de Monseñor Oscar Arnulfo Romero en El Salvador, acaecido en 1980.  Romero  dio aliento a las familias que habían perdido familiares y amigos durante los conflictos armados que azotaron a El Salvador en esa época.   El religioso exigió justicia y el cese de las matanzas que acabaron con la vida de más de 75 mil personas en este país centroamericano.  Su valentía le costó la vida, aún y cuando como él lo anticipó, pudo  resucitar en el pueblo salvadoreño.

Hoy más que nunca la fuerza de Monseñor Romero debe invitarnos a motivar una cultura de la hospitalidad en Costa Rica.

Al 31 de diciembre del 2016 se registraban en nuestro país 1471 peticiones de la condición refugio de personas procedentes de El Salvador, en muchos casos de familias con hijos e hijas pequeñas y adolescentes, que en un intento desesperado por salvar sus vidas, se vieron obligadas a huir.  Y más personas seguirán llegando y no debe sorprendernos que la cantidad de casos vaya en ascenso.

Los hermanos y hermanas salvadoreñas representan en este momento el grupo más numeroso de personas que piden refugio en Costa Rica (una tercera parte del total de las solicitudes), pero de cada 100 gestiones que se presentan, únicamente se aprueban en promedio 26.

Es tiempo pues  de levantar la voz y extender los brazos como lo hizo Romero.  El Salvador vive una "nueva guerra",  una realidad insospechada para la sociedad costarricense y  que nos exige la toma de acciones multisectoriales comprometidas para responder humanitariamente como país de acogida. 

La esperanza de encontrar solidaridad en Costa Rica es un grito desesperado al que no podemos responder con indiferencia, criminalización o rechazo.  Romero nos recuerda  que nuestra apuesta debe ser la de tender  los puentes que cada ser humano merece para vivir con dignidad."

 

 

PDF24    Enviar artículo en formato PDF   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *